Disolventes

Descripción general de disolventes de pinturas

En el mundo de la fabricación de pinturas y recubrimientos de base no acuosa, los disolventes son compuesto orgánicos de bajo peso molecular y tienen un papel muy importante en la formulación y aplicación de estos.

Los disolventes pueden ser compuestos hidrocarbonados, aquellos que pueden ser del tipo alifático y aromático; sin embargo, también tenemos los compuestos oxigenados, que son muchos más desde el punto de vista químico, ya que estos pueden ser éteres, cetonas, ésteres, éter-alcoholes y alcoholes simples. Los disolventes pueden clasificarse en:

Solventes Activos: aquellos que son utilizados para solubilizar la resina. Que quiere decir esto, si una resina es sólida y entra en contacto con un solvente activo, éste pasará al estado líquido, y así esta resina puede ser utilizada en la formulación.

Solventes Latentes: en conjunto con los solventes activos, hacen que la pintura y recubrimientos sean más fáciles de aplicar, controlar la velocidad de evaporación y mejorar la calidad de película.

Los diluyentes se incorporan a las pinturas y recubrimientos para ajustar su viscosidad a los efectos de controlar la sedimentación de los pigmentos y extendedores en el envase, optimizar su humectación, otorgar los requerimientos de aplicación según el método elegido y controlar la película húmeda en el sustrato para obtener una película adecuada, protectora y decorativa.

Los disolventes tienen dos características principales que influyen en el uso de las pinturas y recubrimientos, estas son: el poder de solvencia, habilidad de disolver otros compuestos químicos; y la volatilidad, que nos mide la velocidad con la cual el disolvente abandonará la pintura o recubrimiento.

En la hoja técnica de cada producto se indica el diluyente específico el cual debe usarse durante su preparación.