Regresar

Inicio / Noticias / ¿Cómo pintar una puerta de metal? Paso a paso

< Regresar

¿Cómo pintar una puerta de metal? Paso a paso

Existen diversos factores que hacen necesaria la aplicación de pintura en los metales. Los metales sufren inclemencias climatológicas y, con el tiempo, muestran signos de corrosión y oxidación; por eso es que se recomienda pintarlos, porque la mejor manera de protegerlos y mantenerlos en buen estado, además de que mejora considerablemente su estética, haciendo que estos equipos siempre luzcan como nuevos. Para aplicar la pintura anticorrosiva sobre los metales se usa un proceso distinto al de una pintura regular.

Las pinturas anticorrosivas para metales, es distinta a la que se utiliza en otras superficies. Cuando hablamos de ella, nos referimos a una base o primera capa de imprimación de pintura que se aplica sobre una superficie o cuerpo de acero u otros metales. Su principal función es la de inhibir la oxidación del material y proporcionar un área con las mejores condiciones para cubrirlas con otros acabados o esmaltes más coloridos luego de su primera aplicación

Estas pinturas se constituyen por componentes químicos que impiden la corrosión y protegen el metal, adhiriéndose a la superficie y procurando reaccionar químicamente con el espacio en contacto para compenetrarse. Pinturas Jet ofrece los mejores recubrimientos anticorrosivos de la más alta calidad, gracias a los avances de la tecnología, logrando productos cada vez más sofisticados y con las mejores características, que benefician la vida útil de los materiales metálicos.

Cuando no cubrimos las superficies de metal con pinturas anticorrosivas, las estructuras quedan expuestas a ambientes altamente agresivos, con humedad, pudiéndose deteriorar a causa de la corrosión. Esta oxidación es producto de una reacción química o electroquímica por el ataque destructivo de un metal, y es justamente para esto que se utilizan las pinturas anticorrosivas: para reducir o evitar estos daños.

Las mejores pinturas anticorrosivas para metales

En su amplio portafolio, Jet ofrece los mejores productos anticorrosivos, los cuales contienen pigmentos inhibidores de corrosión en forma de capas finas de óxido, evitando que la superficie cubierta sufra daños. Todas las estructuras e instalaciones de metal expuestas al medio ambiente son susceptibles de sufrir daños producto de la corrosión, por eso necesitan de un tratamiento que las proteja a fin de evitar que se ponga en peligro la seguridad.

Las pinturas anticorrosivas inhiben la oxidación de los metales y ofrecen las condiciones propicias para la durabilidad y buen funcionamiento de las estructuras. Estas brindan una capa protectora e imprimante a las estructuras metálicas con el propósito de impedir el proceso corrosivo en las superficies al reducir el acceso directo del aire y el agua hacia el metal. Estos recubrimientos permiten una mejor protección, además de actuar como una barrera entre compuestos químicos y el material corrosivo, aumentando la posibilidad de resistir a los cambios en el ambiente. 

Pintar los metales con estas pinturas anticorrosivas no solo tiene beneficios estéticos, sino que también reducen los gastos de mantenimiento y otorga una alta resistencia al desgaste. Algunas de las pinturas anticorrosivas incorporan acabados, aunque su función no sea darle terminaciones, sino proteger las superficies, por eso es que su uso es preventivo. Su finalidad es inhibir la oxidación de los metales y ofrecer a las estructuras las condiciones propicias para la durabilidad y buen funcionamiento.

Pasos para pintar una puerta de metal

La pintura anticorrosiva le ofrece una mejor protección a los metales y actúa como una barrera entre los compuestos químicos y el material susceptible a oxidarse por la exposición a distintos agentes en el ambiente. A continuación, conoceremos cómo debemos aplicarla en una puerta de metal de forma correcta.

Paso 1: preparar la puerta de metal

El primer paso es preparar la puerta de metal para ser pintada. Esto dependerá del estado en el que se encuentre la puerta, por lo que será importante darle una primera revisión y, de ser posible, retirarla de su lugar para continuar con los siguientes pasos con comodidad.

Paso 2: reparar las imperfecciones de la puerta de metal

El segundo paso consiste en reparar cualquier abolladura o grieta de la superficie de la puerta. Para hacerlo, podemos emplear masilla o un relleno especial sobre esta. Es una tarea que genera desorden y suciedad, pero necesaria para las tareas siguientes.

Paso 3. lijar y limpiar la puerta de metal

Una vez que se han reparado las imperfecciones, toca lijar el área hasta nivelar la masilla con la superficie de la puerta. Luego, debemos usar un trapo húmedo para remover todo el polvillo acumulado y dejar secar por periodo de tiempo no mayor a tres horas.

Paso 4: aplicar la base a la puerta de metal

En el cuarto paso se recomienda el uso de una base de aceite de metal, que ayude a reducir la cantidad de capas de pintura necesarias para lograr una cobertura total de la puerta. Este producto, además, mantendrá el acabado de la pintura por mucho más tiempo.

Paso 5: aplicar la pintura anticorrosiva sobre la puerta de metal

El quinto paso consiste en la aplicación de la pintura anticorrosiva usando un rodillo sobre las superficies planas y una brocha angular en paneles de bajo relieve o biselados. Es importante estar atento a este proceso para evitar derrames o trazos desiguales. Luego de unas horas, se puede aplicar una segunda capa de pintura, la cual mejorará la apariencia general de la puerta además de aumentar su resistencia a la exposición o los elementos exteriores.

Paso 6: dejar secar la pintura

Finalmente, debemos dejar secar la pintura completamente luego de aplicar la última capa. Un tiempo aproximado para ver los resultados en el acabado es entre las 8 y 12 horas. Si se va a utilizar algún producto para agilizar el secado, debe aplicarse con sumo cuidado.